Se destruyen 237 pistas y aseguran 11 aeronaves en el primer trimestre de este año

Publicado el: 9 de Agosto del 2016 a las 08:38 am . Por mizaelmiranda

Parral.- En el primer semestre de 2016, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) aseguró 11 aeronaves a la delincuencia organizada e inhabilitó 237 espacios de este tipo, utilizados para actividades ilícitas, principalmente para el narcotráfico.

En lo que va de la actual administración del Gobierno federal, la Sedena ha localizado y destruido mil 244 pistas de aterrizaje clandestinas, es decir, una al día en promedio, y decomisó 70 aeronaves utilizadas para el trasiego de drogas, reveló un informe de la institución castrense.

En el primer semestre de 2016, la dependencia aseguró 11 aeronaves a la delincuencia organizada e inhabilitó 237 espacios de este tipo, utilizados para actividades ilícitas, principalmente para el narcotráfico.

Por facilidad de maniobra, las avionetas son las más utilizadas por los grupos delictivos, ya que en pistas cortas son relativamente fáciles de tripular en maniobras de despegue o aterrizaje.

La Sedena informó que el caso mas reciente es la detección de una aeronave que volaba la noche del pasado 2 de agosto y que por su trayectoria de vuelo, se dirigía rumbo a Tecate, Baja California.

Los mandos castrenses activaron la alerta de seguimiento de la aeronave, por lo que ordenaron que despegara un avión y un helicóptero de vigilancia de la Fuerza Aérea Mexicana, con la finalidad de efectuar la persecución de la aeronave ilícita.

La avioneta Cessna, con matrícula falsa, aterrizó en una pista clandestina en el Ejido José María Pino Suárez donde encontraron una camioneta abandonada con más de 405 kilos de la droga cristal y 30 kilos de heroína de alta pureza.

La Defensa Nacional calificó como exitosa la operación en la que se detectó la aeronave, la cual se encontraba a su máxima capacidad de carga, lo que demuestra que los narcotraficantes llevan al límite este tipo de aparatos para transportar droga.

Al amanecer, las tropas militares continuaron con acciones de búsqueda que se extendieron hasta el 4 de agosto, cuando descubrieron ocultos entre la maleza, otros 40 kilos de cristal.

El personal militar realizó la destrucción total de la franja de terreno utilizada como pista de aterrizaje clandestina por la aeronave que transportaba dicha droga.