Niño de 2 años ataca a bebé de 10 meses en guardería

Publicado el: 11 de Agosto del 2017 a las 08:26 am . Por cesarpena

Un bebé de tan sólo 10 meses de edad sufrió graves lesiones en su cuerpo y daños psicológicos debido a la omisión de cuidados por parte de directivos y trabajadoras de la guardería Centro de Desarrollo Infantil MAMI, ubicada en la Avenida Zarco.

En mayo pasado, presuntamente por instrucción de la directora de la guardería MAMI, se colocó al niño de dos años responsable de esta agresión, en un aula de maternal con bebés de apenas meses de edad, pues en su salón ya no toleraban su comportamiento agresivo.

Según el testimonio de la directora, la maestra encargada del aula Maternal A, se ausentó algunos minutos de su sala y fue ahí cuando el niño de dos años aprovechó para asegurar la puerta y abalanzarse sobre uno de los bebés de tan sólo 10 meses de edad, a quien le provocó diversos golpes, rasguños y mordidas en la mayoría de su cuerpo, lo que resultó en la mutilación de una de sus mejillas y parte de su espalda.

Al escuchar los gritos, el personal de la guardería intentó abrir la puerta del aula pero nunca encontraron la llave, inclusive trataron de accesar por las ventanas pero éstas se encontraban selladas, por lo que tuvieron que destruir la cerradura tras varios minutos.

El mismo personal decidió atender con sal y pomada las heridas del bebé, sin antes consultar a sus padres o a un pediatra especialista en dermatología que considerara necesaria la implementación de fármacos.

Los padres del menor afectado solicitaron a la directora los videos de grabación para corroborar dicha información, pero estos les fueron negados. Posteriormente, mediante orden en mano, agentes del Ministerio Público confiscaron los videos, encontrando todos, excepto los de Maternal A.

Preocupados por la salud de su hijo y por la seguridad de los menores de edad que aún se encuentran al “cuidado” de esta guardería, los padres del menor solicitan respetuosamente a las instancias correspondientes (Sedesol, Secretaría de Salud, DIF Estatal, Coespris y/o Protección Civil) investiguen a fondo el entorno familiar del niño agresor, las carentes medidas de seguridad de la guardería MAMI, el proceder de su directora y la falta de auxiliares de salas, ya que de continuar así, consideran probable estar en la antesala de una desgracia mayor, como la vivida hace unos años en la guardería ABC de Hermosillo, Sonora.

En caso de no existir normativas legales para que las instancias gubernamentales indaguen al respecto, los padres del menor afectado exhortan al H. Congreso del Estado para que se promueva una propuesta de ley que permita a los gobiernos capacitar, auditar y renovar permisos a las guarderías privadas, para que este lamentable suceso jamás se vuelva a repetir.