Fuertes preguntas a el gobernador Cesar Duarte en Milenio, checa las respuestas

Publicado el: 15 de Agosto del 2016 a las 09:05 am . Por cesarpena

duarte-570x399

A unos meses de concluir su administración, el gobernador César Duarte Jáquez, ofreció una entrevista para Milenio en la que asegura haber sacado al crimen organizado de la entidad y estar tranquilo ante las acusaciones que se han hecho en su contra por actos de corrupción.

A continuación, la entrevista que Milenio publicó a través de su portal:

Está a dos meses de dejar el gobierno. Se le ve seguro ante los señalamientos de peculado y enriquecimiento ilícito. Da la cara. Los norteños, dice, son muy bragados:

¿A usted lo andábamos buscando?
¡Aquí estoy!

¿Y cómo está?
Bien.

¿Preocupado?
Por los retos.

¿Inquieto?
De ninguna manera.

¿Muy bragado?
¡Así somos los norteños!

¿Está tomando algo para mantener el control, gobernador?
No, nunca lo he hecho.

¿Drogas?
Nunca las he usado.

¿”Coca”?
Menos.

¿Mejor verla pasar que consumirla?
Bueno, de repente la embotellada.

¿Cuándo fue la última vez que la vio?
Ayer, en unos tacos.

¿Y qué bueno que dé la cara, gobernador?
Siempre, ha sido un compromiso.

¿Así que dice que Chihuahua está de pie?
Está de pie. Atrás la época más difícil.

¿Nada qué temer?
Absolutamente.

¿Puede sostener la mirada?
Lo estoy haciendo.

¿Puede decirnos qué es el cinismo?
El cinismo debe ser una actitud verdaderamente irresponsable.

¿Qué bueno que esté de ánimos?
Así me mantengo.

¿Ya se va, gobernador?
¡Ya, muy pronto!

¿Cómo califica su gobierno?
No me toca hacerlo a mí.

En fin, ¿quién lo animaba a gobernar como lo hizo?
La gente de Chihuahua.

¿Usted mismo era su juez?
Yo mismo era quien me exigía.

¿Autocrítico?
Mucho.

A ver, ¿el mayor error?
A veces no escuchar lo suficiente.

¿La peor traición?
Todos los días.

En fin, ¿de dónde sacaba ánimos para endeudar al estado?
El estado no está endeudado.

¿Por qué Corral estima que son más 52 mil millones de pesos?
Porque esa es su campaña.

¿Miente?
Es su campaña.

¿Solo falta que diga que las finanzas están sanas?
No podemos decir eso, porque siempre en gobierno y sociedad es importante más recursos.

¿Así piensa administrar un banco?
Pues nunca he aspirado a administrar un banco.

¿A poco le preocupaba que lo fiscalicen?
De ninguna manera, siempre he estado de frente y doy la cara.

¿Y el Congreso lo hizo?
El Congreso lo ha hecho.

¿A ellos los respetó o los compró?
Nunca he comprado a un diputado.

¿Ni con porcentajes de contratos?
Mucho menos.

¿Ni con casas?
Menos.

¿Ya se va gobernador?
¡Gracias a dios!

Por cierto, ¿le gustó tener poder?
Es sin duda un gran privilegio representar a mi estado.

¿Para qué se ocupó?
Para enfrentar los retos que tenía cuando llegué… y avanzamos.

¿De qué se sirvió de él?
Para combatir la corrupción en las cárceles: el nido verdadero de la corrupción.

¿Solo falta que diga que ha sido el mejor gobernador de Chihuahua?
Por eso no me califico.

¿Qué es el cinismo, gobernador?
Ya lo dije.

¿Tuvo límites?
Siempre.

¿Sabe lo que es un límite?
La conciencia.

¿Lo secuestró el crimen?
Al contrario, corrimos al crimen de Chihuahua.

¿Es usted parte del crimen?
Nunca lo he sido y soy enemigo del crimen.

¿Alguna vez sintió que lo utilizaron?
Al contrario, me sentí perseguido.

Seamos serios, ¿hasta qué negoció con el crimen organizado?
¡Nunca!

¿Ha medido el daño que le ha hecho a la marca PRI?
He medido el daño que los tiempos nos están dando. Hay una corrosión en la sociedad.

¿Ya lo perdonaron en el tricolor?
No he tenido ninguna dificultad en el tricolor.

¿Quién le falló en la elección?
Lo que ha fallado ha sido un ambiente de descalificación y de canibalismo.

¿Faltó dinero?
¡No creo!

¿Qué ganará el PRI al defenderlo ahora?
No tiene que defenderme en nada.

¿Se ha reunido con Ochoa Reza?
Lo conozco y estuve en el Consejo Político Nacional.

Ochoa dice que va contra la corrupción…
Estoy de acuerdo con él.

¿Se lo cree?
Sí.

¿Hay un priista que le haga caso?
¡Yo soy el primero!

¿Se le quiere o respeta?
Se le respeta y se le quiere.

¿Cómo querer y respetar al Presidente?
Es como tener o no el sentido de pertenencia.

¿Cuál es la línea del nuevo PRI?
Combatir la corrupción y reposicionarse ante la sociedad.

¿Unidos en la disciplina?
Ante los nuevos tiempos lo que sea necesario.

¿Unidos hasta en la impunidad?
Unidos para combatir al doble lenguaje de quienes a partir de los moches viven y se dan golpes de pecho.

¿Eso que lo escuche quién?
¡Pues todos los que lo hacen!

¿Con Peña de su lado se siente más seguro?
Merece todo mi respeto el Presidente.

¿Si el Presidente los abandonara es como si se abandonara a él?
No lo plantearía así. Porque no estoy en condición de abandono.

En fin, ¿hay PRI para rato?
Sin duda.

¿Y gobernadores como ustedes?
Bueno como yo, soy solo yo… y por mí respondo.

¿Y si mejor nos adelanta quiénes lo están apoyando?
Yo no necesito apoyos.

¿Qué es el cinismo?
¡Ya lo dije!

¿Se enoja?
De ninguna manera.

¿Está enojado ahora mismo?
¡No hombre! Al contrario, hasta hace que me dé risa.

¿Se prepara para un interrogatorio?
Listo, me mantengo para todo.

¿Debería prepararse?
No, porque sé muy bien dónde estoy parado.

¿Ya se ve en la cárcel?
¡Jamás!

¿Hasta qué haría para evitarlo?
Malo que hubiera hecho algo para estar ahí.

¿Qué negociará con Javier Corral?
¡No hay negociación!

¿Alguna fuerza tendrá, gobernador?
Depende para qué.

¿Alguna fuerza dejará, gobernador?
Depende para qué.

¿Esta demanda ya la perdió Corral?
Yo creo que él empezará a su tiempo.

¿En que se equivocó?
Pregúnteselo a él.

¿Le dio tiempo para destruir pruebas?
No tengo ninguna atención en esas cosas.

¿Piensa que existe el crimen perfecto?
¡Jamás he andado en esos terrenos!

¿Inocente?
Siempre.

¿Tan inocente usted como el otro Duarte?
Cada quien que marque y defienda su posición.

Preguntamos directo, ¿cuánto se llevó del estado en los años de
gobierno?
¡Nada!

¿Puede sostener la mirada?
Absolutamente.

¿Se robo dinero del erario?
¡No!

¿Lo tomó prestado?
Tampoco.

Con la riqueza que llegó, ¿se va?
Con lo mismo.

¿Nada ilegal en su administración?
Nunca se tomó una decisión basados en violar la ley.

¿Sabe cuántos, como usted, han dicho lo mismo?
No me imagino.

¿No miente?
Lo que estoy seguro es lo que digo.

¿Miente Javier Corral?
Sí.

¿Miente Jaime García Chávez?
En los señalamientos que me han hecho, por supuesto que sí.

¿Son mentira 15% de acciones del Banco Progreso?
No existe el banco, menos las acciones.

¿Mintió el Congreso?
No.

¿Su gobierno es una mentira?
Mi gobierno le dio resultados a los chihuahuenses y ahí están.

Seamos serios, ¿a qué debe que lo ataquen de esta forma?
Porque era la única manera de avanzar en las elecciones.

¿Qué interés dañó?
El interés de combatir la corrupción y la delincuencia organizada.

Por cierto, ¿a quién se le ocurrió el nombre de Unión Progreso?
Es una institución que tiene más de 30 años.

¿Pensé que me iba a decir que a su esposa?
De ninguna manera, ella nada tiene que ver.

¿A su socia?
Menos.

¿Cualquiera pensaría que ahí hubo “lavado” de dinero?
Pues lo que piensen… qué bueno que hay instancias que las resuelvan y
aclaren.

¿Usted qué dice?
¡Qué no!

¿Qué tanto tendrá el estado como para pagar deudas privadas?
¡De ninguna manera se puede señalar eso a mi persona!

Don César, ¿es usted es contador?
No.

¿Quién lo asesoró en materia financiera?
Siempre he estado cerca del Banco de México y Hacienda, y a muchos
actores a lo largo de mi carrera.

¿Cuánto dinero calcula se “lavó” en los últimos dos años de su
gobierno?
De ninguna manera acepto ni siquiera el cuestionamiento.

¿Cuánto calcula que percibió su gobierno por derecho de piso?
Ni un centavo.

¿Cuánto calcula que se desvió solo por simular obras?
Absolutamente nada.

¿Ya se va, gobernador?
¡Gracias a dios!

¿Qué lo hace pensar que no llegará a la cárcel?
La confianza en las instituciones y la seguridad que no he violado la ley.

¿Esta confianza está medida por los acuerdos alcanzados?
No hay acuerdos.

¿Esa confianza está medida por su capacidad de intimidación?
No la tengo.

¿No ha intimidado?
No.

¿Amenazado?
A nadie.

¿Preguntamos a los chihuahuenses?
Absolutamente. Mi gobierno nunca ha sido represor

¿Ya se va, gobernador?
¡Gracias a dios!

¿Se quedará a vivir en su estado?
¡En Parral tiene su casa!

¿Y dejará gobernar a Corral?
Pues nunca pregunté si me dejaban gobernar: ¡uno tiene que imponerse!